Zaldibia - Osinberde - Ausoegi. 13 noviembre 2016. Grupos I, II y III

Non gogoa, han zangoa!

Hoy hemos salido en autobús los dos grupos de senderismo de Atzegi juntos con destino al Txindoki. Inicialmente el Grupo II tenía planeado un paseo por sus faldas, mientras que el Grupo I pensaba hacer cumbre. Pero las previsiones del tiempo no eran buenas y había niebla en todos los altos, así que sobre la marcha hemos planeado una ruta alternativa para todo el grupo.

El autobús nos ha dejado en el bonito pueblo de Zaldibia, y allí hemos comenzado la ruta bordeando el río Amundarain. 


(EZ GAUDE BILBOKO JAIETAN, ZALDIBIAN GAUDE!!!!)














¡ANTES MUERTAS QUE SENCILLAS!





Por la zona debe de vivir algún maestro cantero...




El paseo sigue un precioso bosque de ribera hasta llegar a la presa de Arkaka. 












El paisaje de otoño IMPRESIONANTE nos ha acompañado por todo el recorrido y la presa lucía muy bonita. 
















Hemos seguido hacia adelante y hemos hecho una pausa para tomar un pequeño hamaiketako en el aparcamiento de Arkaka. 















Íbamos en busca de la cascada de Osinberde, pero en un momento del camino no hemos podido continuar porque el río estaba demasiado alto.



Así que, a menos de 1 km de la cascada, hemos tenido que dar la vuelta de nuevo hacia Zaldibia por una ruta alternativa.








Itzultzerako bidea ere udazkeneko kolore zoragarriez beteta....




Lo malo es que como ha llovido mucho los días anteriores había mucho barro en una zona del camino... Algunos resbalones estaban asegurados.



Así que cuando hemos llegado al caserío Ausoegi (Ausoi)... ¡nos ha parecido entrar en el cielo! Joxe Inazio y José Antonio, un poco asombrados,  nos han acogido con los brazos abiertos.




Nos han abierto las puertas de su casa, nos han dejado sitio para comer, nos han dejado entrar al baño, nos han ofrecido la sidra que hacen ellos, nos han regalado un cesto de nueces y de castañas asadas, nos han enseñado su bodega, nos han invitado a volver cuando queramos... 

Eskerrik beroena bihotz bihotzez, bihotz handiko bi gizon horiei! Zuek bezalako kaleatzegizalerik ez dago!












No tenemos palabras... Es increíble ese lugar, con esas vistas, el manzanal y sus ovejas enanas ¡¡y esa preciosidad de gatito!!





A partir de allí la ruta toda por buena pista, ningún problema hasta encontrar de nuevo el pueblo.



Para terminar, hemos tomado un café en un bar, y mira por dónde... ¡¡allí dentro estaba la cascada de Osinberde!!